e-book Trabajos y familias en el neoliberalismo: Hombres y mujeres en faenas de la uva, el salmón y el cobre

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Trabajos y familias en el neoliberalismo: Hombres y mujeres en faenas de la uva, el salmón y el cobre PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Trabajos y familias en el neoliberalismo: Hombres y mujeres en faenas de la uva, el salmón y el cobre. Feliz lectura Trabajos y familias en el neoliberalismo: Hombres y mujeres en faenas de la uva, el salmón y el cobre Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Trabajos y familias en el neoliberalismo: Hombres y mujeres en faenas de la uva, el salmón y el cobre en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Trabajos y familias en el neoliberalismo: Hombres y mujeres en faenas de la uva, el salmón y el cobre Pocket Guide.
Red Interna
Contents:
  1. Menú de navegación
  2. Ir a las entradas
  3. El lugar importa: efectos de la movilidad en las estrategias sindicales

Posteriormente, gracias al peso de los sindicatos que han incluido en sus demandas estos beneficios se ha logrado mantener esas ventajas para las familias. A diferencia de la minería, la fruticultura se ha expandido en el marco del neoliberalismo y en la desprotección de los trabajadores, especialmente de las mujeres jefas de hogar que por la necesidad de generar un ingreso aceptan pésimas condiciones de trabajo y horarios extenuantes. Como en este caso las posibilidades de sindicalización son casi inexistentes el margen para reinvindicar derechos mínimos es muy estrecho, por lo cual es la familia ampliada o nuclear la cual debe hacerse cargo de resolver los problemas de salud, gastos de educación, vivienda, cuidados, etc.

Por otra parte, logramos establecer que en un contexto de cambios todas las familias crean distintos mecanismos para adaptarse a las exigencias del trabajo. En el caso de las temporeras de la uva, se evidenció que la jefatura de hogar, característica del sector, debió apelar a los mecanismos ya instalados de cuidado de hijos y trabajo doméstico a partir del apoyo de otras mujeres del grupo familiar, en el contexto de una mayor movilidad espacial entre distintos valles frutícolas y de alargamiento de la jornada laboral.

Por su parte, la crisis en la salmonicultura, con la cesantía que la acompañó, modificó de manera importante los arreglos familiares para estas tareas, ya fuera por el incremento de las horas extras en feriados y fuera de turnos de las mujeres que conservaron el trabajo en esta industria o por la necesidad de los hombres de desplazarse hacia otros lugares para generar ingresos.


  • La canción de la llanura.
  • Versos de folio: Poemas de juventud.
  • El último imperio: Los días finales de la Unión Soviética (Noema);
  • Bruno el camino dorado y el Mundo escondido (La Saga de Bruno nº 1).
  • El gato que no comía pescado.

El ingreso de mujeres a la minería, por el incremento en la demanda de fuerza de trabajo en un período de expansión, también introdujo modificaciones en la cultura minera marcada tradicionalmente por la homosocialidad. En base a nuestros resultados podríamos sostener que, siendo el cobre el pilar de la economía chilena, este conserva el patrón de familia de la sociedad industrial en cuanto reproduce el patrón de hombre proveedor, mujer en el dominio doméstico.

El minero gana bien, tiene capacidad de endeudamiento y de mantener doble familia. El trabajo temporal forma parte de la producción de frutas y vinos así como también de una de las variedades de salmón. A ello se agrega el hecho que en ambos sectores —especialmente la fruticultura—, los niveles de sindicalización de los trabajadores son muy bajos, lo cual atenta contra la posibilidad de reivindicar derechos laborales.

El mismo salario produce autonomía e independencia en el sujeto femenino y es un factor que contribuye a explicar el aumento de familias matricentradas, es decir, mujeres a cargo de sus hijos. Las migraciones estacionales y por largos períodos del sur del país y de los países andinos contribuyen a las separaciones conyugales.


  • El Instante: Evolucionar!
  • Perdona nuestros pecados: cuentos.
  • En portada.
  • Dilvish el maldito (Fantasía nº 85)?
  • Un nuevo rumbo: Objetivo: casarse (3) (Miniserie Jazmín)!

Las trabajadoras de la fruta parecen estar menos dispuestas a vivir lazos conyugales insatisfactorios pero a la vez, sus parejas también suelen dejarlas sin asumir sus responsabilidades paternas. La imposibilidad de acceder a vivienda de las parejas jóvenes o por el embarazo adolescente los obliga a tener que allegarse a otro hogar, generalmente el de los padres. La fragilidad del lazo conyugal, las familias con jefatura femenina, recompuestas y familias extensas coexisten con familias nucleares así como con hogares unipersonales de migrantes andinos que sostienen a sus familias vía remesas.

Estas situaciones se dan en Latinoamérica en economías también globalizadas como la chilena, en la producción de frutas y hortalizas, café y tabaco con un fuerte peso de las mujeres y poblaciones indígenas y migraciones laborales FAO , y , Empleo y condiciones de trabajo en las temporeras agrícolas, tomo I y II.

Conflictos en este campo favorecen las separaciones conyugales.


  • Gerardo Hernández R. - Google Scholar Citations!
  • Los límites apropiados de la responsabilidad penal individual bajo la doctrina de la empresa criminal común.
  • Trabajos y familias en el neoliberalismo?
  • Redacción de artículos científicos en ciencias de la salud.
  • Upcoming Events!
  • Navigation.

Resultan interesantes, con respecto a las expectativas de las temporeras, los hallazgos de temporeras solas y unidas en pareja que hacen esfuerzos por aumentar sus ingresos y enviar a sus hijos a la universidad entre las temporeras de Atacama. Alrededor de la mitad de la fuerza de trabajo contratada en las salmoneras y empresas de servicios afines son mujeres, lo que obligó a las familias a buscar formas de adaptarse a la nueva situación.

Así maridos, compañeros, otras mujeres familiares o vecinas , o los mismos hijos debieron asumir las labores de cuidados de los niños y las tareas del hogar en el caso de las jefas de hogar. Así, la pregunta que nos hacemos es sobre la sustentabilidad en el país, en sus regiones y ciudades.

Lo que equivale a saber si se desarrolla o sólo crece, lo cual sería bueno —sin crecimiento se dificulta el desarrollo-, pero sin sustentabilidad lo que ocurre no es desarrollo. La geografía, sus ciudades y especialización expresan esa identidad. Antofagasta y Chile exporta cobre sin elaborar, junto al grueso de las utilidades que esta industria genera. Una segunda inquietud apunta a si estos recursos se usan para que surjan aquellas industrias reproductivas que permitan reemplazarlos, en tanto riquezas transitorias, diversificando y expandiendo la base productiva.

En la indagación que sustenta este artículo [1] se busca conocer lo que ha ocurrido y si esta condición regional y nacional —las mayores reservas conocidas de cobre en el mundo- augura sustentabilidad, es decir, desarrollo. La evidencia no muestra indicios claros de una trayectoria hacia el desarrollo sustentable. Se carece de un proceso de planificación que oriente el crecimiento de la región hacia una perspectiva transgeneracional, diversificada en lo económico, con ciudades consolidadas, capaces de acoger recursos humanos calificados que generen innovación, entre otros atributos de la sustentabilidad.

El territorio regional ha sido explorado y explotado por grandes empresas mineras multinacionales, las que han modelado las operaciones y dispositivos espaciales para la extracción y exportación de los recursos mineros. No para el desarrollo de la región. Esta relación con el espacio regional genera una sustentabilidad débil, sin orientaciones de largo plazo e impide una planificación estratégica en ese sentido.

Se requiere superar críticamente lo aceptado como natural: la contaminación, las condiciones de vida, los incentivos a la precarización del empleo, las desigualdades en el espacio regional, entre otros efectos de la configuración social, económica, ambiental y cultural regional. Al discutir la sustentabilidad, es evidente que salvar la distancia entre deseo y concreción requiere de voluntad de futuro, de uno distinto, lo que debe obligar a conocer, evaluar y actuar respecto del presente.

El proceso hacia la transformación de una configuración económica, social, cultural, requiere de articulación, escalamiento y traspaso entre distintos actores de una ideología que imagine el espacio transformado, a partir de la conciencia agregada de lo conocido, lo valorado y de la actuación consecuente que completa el ciclo Piga, La región de Antofagasta es dependiente de sus recursos naturales no renovables. Dado este sino de la riqueza minera, la habitabilidad es de enclave, una instalación especializada, ajena y desarraigada, cuya expresión urbana es el campamento, transitorio, espacial y socialmente segmentado, unidimensional.

Su institucionalidad da cuenta de relaciones entre desiguales, asimetría que imposibilita asociatividad real. Su acción es débil e indicativa, de corto plazo. En esta visión ortodoxa no hay planificación de país, como tampoco largo plazo ni articulación intersectorial, pues no se necesitan Meller, Así, la sustentabilidad posible para esta región es débil, condicionada y dependiente del desempeño de la actividad minera.

La masividad de la escala extractiva y la condición corporativa y transnacional de la minería, en la región condicionan la habitabilidad y las relaciones —económicas y productivas, sociales, culturales y ambientales- entre actores e instituciones. La minería privada planifica sus inversiones, con fuerte énfasis en la producción. Los instrumentos de planificación de que dispone el Estado son solo indicativos y referenciales, dejando un amplio espacio de acción a las GEMM para determinar el ordenamiento del territorio, con un peso específico que modela procesos económicos, sociales y culturales y configura el espacio regional y los asentamientos humanos.

La minería condiciona el proceso regional, pero son personas las que lo sostienen en sus actitudes, decisiones, creencias, acciones. En los actores hay una posibilidad de transformación, si existiese una racionalidad ambiental Leff, , una ideología de sustentabilidad y una consciencia agregada. La ideología alude a la posibilidad de actuar en un mundo estructurado con significados, pleno de sentido Thompson, La noción de actor como sujeto —subyugado por fuerzas poderosas al tiempo que cualificado para ser protagonista y creador de su mundo de significados y sentidos— Giddens, , se usa para plantearse si Antofagasta puede proponerse un desarrollo sustentable, dadas sus condiciones económicas, sociales, culturales y ambientales.

Para entenderlo se acude al concepto de estructuración, el conjunto de recursos organizados, articulado en sistemas sociales que incluyen actividades de agentes en un tiempo y espacio determinados. Estructura y agente son una dualidad, constricción y límite, habilitación y posibilidad, en una dialéctica que alude a la capacidad de negar la expresión del poder y actuar en consecuencia.

El poder es la reproducción de una estructuración que predomina sobre otra, no sólo asimetría de distribución, sino inherente a cualquier asociación social. La ideología opera como un dispositivo cultural, en tanto constituye y modela la forma en que los seres humanos viven como actores conscientes y reflexivos en un mundo estructurado y significativo Therborn, Estas cifras podrían augurar desarrollo para la región.

El crecimiento económico no genera desarrollo sustentable. Este se produce por acciones que generan fenómenos sociales y culturales Boisier, Pero la evidencia que señala crecimiento identifica un sentido que diverge del desarrollo sustentable, pues escasean los dispositivos necesarios para usar la oportunidad a la que se enfrenta. La planificación ha sido el instrumento privilegiado en la construcción del proceso —de crecimiento económico, de socialización, de generación de cultura— que lleva al desarrollo, lo que se completa con la relación del territorio con sus recursos, la habitabilidad y la institucionalidad que le han dado forma.

El cuadro actual es el siguiente:.

Menú de navegación

Tomic, Gaby y M. Hales Sigue China con 1. La producción chilena es tres veces y media la china, el siguiente productor en volumen. En Antofagasta se produce casi dos veces lo de ese país.

Ir a las entradas

Antofagasta se caracteriza por una habitabilidad desarraigada, expresada en campamentos, company towns y ciudades con escasa oferta urbana de calidad; con un desarrollo territorial desigual y limitada participación del Estado. Las condiciones para aumentar sustentabilidad necesitan capacidad para generar raigambre regional y mayor diversificación productiva, superando la explotación de recursos naturales, que es y ha sido su ventaja comparativa.

La idea de desarrollo es consustancial a la construcción de visiones de futuro, con inclusión y cohesión social, en una comprensión temporal, en tanto en el presente se configura el futuro. Esto requiere de nuevas capacidades en las instituciones y en los actores, una imaginación social, económica, cultural que pueda implementarse en iniciativas de transformación, en lo que Healey llama el giro comunicativo de la planificación. La oferta urbana regional ha sido incapaz de consolidar en las ciudades una base de capital, sólida y equilibrada en cantidad y calidad, que genere bienestar y calidad de vida, y autonomía, no sólo en cuanto a niveles de retención de capital y crecimiento económico, sino a la creación de una cultura de identidad y arraigo de cara a la transitoriedad y la cultura de company town.

El objeto de la planificación para un desarrollo con sustentabilidad, expresada en incrementos de calidad de vida y bienestar de los habitantes del territorio donde ocurre el proceso, debe satisfacer necesidades de los diversos actores en ese espacio. Tanto el Estado como los actores -ciudadanos individuales, entidades corporativas, organizaciones- necesitan planificación, entendida como articulación de juicios técnicos con voluntad política. Esta afirmación alude a la complejización del concepto, desde la evaluación de variables biofísico-químicas, a la integración de aspectos económicos, sociales, institucionales y ambientales.

Vol 32, No 89 (2015)

La sustentabilidad, desde la perspectiva sistémica Gallopín, , es un equilibrio donde la relación entre variables de entrada y de salida de un sistema mantiene un valor que no disminuye en el tiempo. Es uno de cambio en las actitudes y en el comportamiento. Esto es la reinversión de las rentas de la explotación del recurso para independizarse de la actividad primario-exportadora. Se plantea la necesidad de una equidad intergeneracional, como también intrageneracional Gallopín, Es la capacidad de una sociedad para generar aquel balance económico, social y ambiental.

La sociedad construye un discurso sobre un estado de equilibrio al que aspira, objeto de debate y consenso, para cuya concreción se requiere una mirada comprensiva del futuro. Esta estructuración es la que evoca la idea de sustentabilidad.

El lugar importa: efectos de la movilidad en las estrategias sindicales

Una temporalidad adecuada para pensar el futuro no es expuesta. Los actores declaran querer desarrollo sustentable, pero en sus agencias no hay acciones específicas integradas en un proceso de planificación con sentido transformador. Lo que contrasta con la idea de redes de entendimiento mutuo, articulación, colaboración y generación de vínculos y lealtades, y mayor capital social. Pero el desempeño regional no genera estas bases, requeridas para asegurar sustentabilidad.

El orden de las grandes operaciones mineras es distinto del desarrollo sustentable. Se señaló la existencia de una oportunidad dada por el nivel tecnológico, institucional y organizacional de la minería en Antofagasta, que podría ser una inflexión hacia el desarrollo sustentable, caracterizada por: i aumento en la producción y nueva cultura productiva propia de la economía global, ii conciencia en actores en diversos niveles, respecto del desafío, y iii fuertes procesos de crecimiento en población, infraestructura y actividad agregada de las ciudades Antofagasta-Mejillones y Calama.

Pero estas características, notorias, masivas y explícitas, no han modificado una trayectoria que diverge de la sutentabilidad. El crecimiento no transita naturalmente hacia el desarrollo ni la sustentabilidad. La pregunta es por una ideología de sustentabilidad y si esta logra afectar la racionalidad económica, interpelando la trayectoria fragmentaria y unívoca que prevalece.

En el caso de Antofagasta, es intervenir en la trayectoria que el proceso regional lleva, asumido que se aleja de la sustentabilidad. Esto es posible en la medida que, en los actores, se reconozca una ideología de sustentabilidad y se pueda construir y completar la dialéctica entre conocimiento, axiología y acción. Así, la ideología opera como un discurso que interpela a los seres humanos en tanto sujetos. La ideología interpela a los sujetos para orientar un camino, con lo que les ofrece una posición y una identidad.